Facebooktwitterlinkedinmail

Legionelosis y COVID-19 comparten síntomas comunes, como la neumonía y la fiebre alta. Además, igual que la COVID-19, la legionelosis tiende a afectar más a hombres que a mujeres y el número de casos aumenta con la edad. Factores que  puede provocar problemas en el momento de detectar la legionelosis  en medio de la emergencia sanitaria de la COVID-19 actual. Esto implica un riesgo de no identificar los casos de legionelosis como tal, que se tarde más en diagnosticar o que se traten de forma incorrecta o tardía, ya que contrario a la COVID-19, la legionelosis ha de tratarse con antibióticos.

España, a la cabeza europea en los casos de legionelosis

Esta parecido hace que se incremente por encima del 50% en el número de casos de legionelosis en España, lo que la ubica por encima de la media europea. La legionelosis comparte síntomas con la COVID-19 por lo que es necesario el uso de diferentes técnicas para el diagnóstico correcto.

En 2018 en Europa se registró un total de 11.343 casos de legionelosis, 57% más que en el año 2016 donde se dieron 1020 casos. Dentro de esta mala tendencia, España ocupa un lugar muy destacado, ya que la tasa de incidencia de esta enfermedad está muy por encima de la media europea, y lo más preocupante es que presenta números que empeoran año tras año, según datos del Centro Europeo para el Control de Enfermedades. Por comunidades autónomas, destacan Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía, País Vasco y Madrid .Por sexos, generalmente la enfermedad afecta más a hombres que a mujeres y además el número de casos aumenta con la edad. De hecho, prácticamente 80% de todos los casos se produjo en personas de más de 50 años.

La situación actual de alerta con respecto al COVID-19, hace que la legionelosis,  de declaración obligatoria en España, por lo que los casos son vigilados por las comunidades autónomas y notificados a través de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica al Centro Nacional de Epidemiología, se quede en un segundo plano dándose un mayor crecimiento en el número de afectados.

Desde 1989 se lleva observando un incremento de casos muy importante en Españ, como señalan el estudio publicado recientemente por el Dr. Enrique Gea-Izquierdo en la revista Biomédica, y el informe anual (años 2017-2018) sobre enfermedades transmisibles publicado por el Instituto de Salud Carlos III.

Facebooktwitterlinkedinmail
Categorías: news-es