Facebooktwitterlinkedinmail

Medición de Radón en continuo en edificios públicos – una necesidad para la salud pública.

Estudios epidemiológicos han proporcionado pruebas convincentes de la relación entre la exposición al radón en interiores y el cáncer de pulmón.

El radón, un gas radiactivo que emana de rocas y suelos con tendencia a concentrarse en espacios cerrados como edificios, es la causa de entre el 3 y el 14% de cánceres de pulmón convirtiéndose en la segunda causa de cáncer de pulmón que sufre la población general, tras el tabaco.

Siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Directiva 59/2013 de la Comisión Europea, el 20 de diciembre de 2019, el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto de Modificación del Código Técnico de la Edificación.

Este Código Técnico incluye una nueva sección llamada “Documento Básico de Salubridad” donde se enfatiza la protección frente a la exposición al radón. Urgen medidas reglamentarias para limitar la penetración del radón en los edificios para limitar la exposición de las personas al gas, reduciendo así los riesgos asociados a la misma.

Como se observa en el mapa, existe un gran número de municipios donde la concentración de radón está por encima del nivel mínimo de referencia 300 Bq/m3 según el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). La OMS, por su parte, propone niveles de 100 Bq/m3.

Abordar el radón es importante tanto en la construcción de nuevos edificios (para su prevención) como en los edificios existentes (para su mitigación o remediación). Por ello, desde Sens Solutions ofrecemos el sistema de sensores Aero-S3DP capaz de analizar en tiempo real la calidad de las medidas y la correcta implementación de soluciones para reducir riesgos de exposición.

Las estrategias principales de prevención y mitigación del radón se centran en sellar las rutas de entrada de radón y en revertir las diferencias de presión de aire entre el espacio ocupado interior y el suelo exterior a través de diferentes técnicas de despresurización del suelo. En muchos casos, una combinación de estrategias proporciona la mayor reducción de las concentraciones de radón.

Uno de los retos destacado por la OMS es medir de manera fiable la concentración de radón en los hogares.

A pesar de que las mediciones de radón pueden ser relativamente simples, a la concentración del gas le afectan diversas variables como el tipo de edificio, los hábitos de ventilación del mismo o la estación del año en la que nos encontremos, entre otros. Esto hace que las mediciones puntuales no sean fiables, siendo necesario mediciones en continuo como las que ofrece el Aero-S3DP que a través de su sistema de sensores ofrece una medición en tiempo real garantizando la calidad de las medidas y la correcta implementación de soluciones para reducir riesgos de exposición.

Facebooktwitterlinkedinmail
Categorías: news-es